Griferías: El último paso para tener baños y cocinas de revista

Griferia

Griferías: El último paso para tener unos baños y cocinas de revista

Para terminar un baño o una cocina hay que instalar las griferías. Pero, ¿cómo podemos saber cuál es la mejor opción? ¿Y si estoy haciendo una reforma, puedo reutilizar las griferías? ¿Las reemplazo por el mismo tipo o modelo?

Entendemos que son preguntas que vienen a la cabeza una vez hemos empezado con la reforma y tenemos poco tiempo para informarnos y decidir.

En este articulo vamos a explicar los tipos de grifos por tipo de instalación, a continuación, por sus mecanismos de acción y para finalizar hablaremos sobre estilos de grifería. Así podemos trazar un camino entre la pared y el momento en el que el agua llega a ti. Consulta también con nuestros fontaneros especializados antes de lanzarte a la aventura.

 

Griferías por tipo de instalación:

Vamos a comenzar este articulo con la instalación del grifo a la pared. Para poder tener una buena salida de agua tenemos que saber donde se encuentran las tuberías y donde podemos por ello hacer nuestra apertura en la pared. Hay muchas veces que estas ya están preparadas y solamente tenemos que conectar la grifería.

Grifos Sobre Encimera: 

La forma más común de instalación es sobre la repisa del lavabo. De hecho, la mayoría de los lavabos tienen unas aperturas por las que se puede instalar fácilmente el grifo. Seguramente hayas pensado que era todo una sola pieza y la verdad es que no es así, son dos o más piezas una para la salida de agua y otra para los mandos, tanto para el bidet, lavamanos y fregadero de la cocina.

Este tipo de instalación es muy práctica, ya que no es necesario realizar una obra para ajustar la grifería a la pared.

Grifos empotrados:

La siguiente opción para instalar puntos de agua es empotrar los grifos directamente a la pared. Esta es una opción muy popular que además le da mucha personalidad y un toque muy moderno al baño.

Esta instalación está muy de moda dando al espacio un toque moderno y minimalista, dejando toda la superficie del lavabo libre y despejada. Este tipo de instalación es más complicada que sobre la encimera y requiere de obra o instalación en fase de obra ya que tiene que estar realizada por un profesional al tener el mecanismo de acción del grifo dentro de la pared.

Griferías según el mecanismo de acción:

Dependiendo del país es más común ver un tipo de acción de grifos u otro. Existen griferías mono y bimando, siendo las griferías monomando de las que sale tanto agua caliente como fría con un solo movimiento y las griferías bimando las que solo tienen un tipo de temperatura. Al menos en España actualmente es más común tener griferías monomando tanto en la cocina como en el baño.

También hay otra distinción entre los modos de acción de los grifos. Las opciones que hay para los grifos son o bien girar una rueda o levantar una manivela para que salga el agua.

Las griferías monomando suelen ser elevadoras y giratorias ya que permiten regular el caudal con un movimiento vertical y la temperatura con un movimiento horizontal.

La grifería bimando suele consistir de dos botones o ruedas, una para el agua caliente y otra para el agua fría. Mayor giro de la rueda incrementa el flujo de agua.

A continuación, vamos a poner unos cuantos ejemplos para ilustrar estos mecanismos de acción.

 

Grifo Simple

Simples:

Este tipo de grifos son los más sencillos y normalmente se encuentran en lugares exteriores como jardines, parques o como llaves de paso. Estos tipos de grifos solamente permiten una temperatura y por ello se usan para regar, limpiar y uso en objetos más que para personas. No es muy común encontrarlos dentro de una casa para contacto humano ya que no son muy cómodos precisamente por no poder regular la temperatura. Su mecanismo de acción suele ser una manivela que regular el caudal: la cantidad de agua que sale. Estos grifos normalmente están instalados de una manera muy limpia, directamente conectados a las tuberías o a una pared o cerca del suelo.

 

Grifo monomando

Monomando:

Este tipo de grifo es el más común en nuestros baños y cocinas actualmente. Los grifos monomando, son aquellos que regulan caudal y temperatura desde el mimo punto de acción. Estos grifos suelen tener dos movimientos, uno de en vertical (para regular el caudal) y otro en horizontal (para regular la temperatura). Al tener dos mecanismos independientes, se puede aproximar la temperatura del agua antes de que salga la primera gota por lo que se consideran mandos muy eficientes que ayudan al ahorro de agua.

La instalación de este grifo es muy sencilla, ya que solamente es necesaria una salida en la pared o lavabo para su instalación. Tanto su instalación como su mantenimiento es muy sencillo y limpio.

 

Grifo automático

Grifo monomando con temporizador:

Este tipo de grifería es muy común en espacios públicos y sobre todo en fuentes o bebederos. El mecanismo de estos grifos es muy sencillo ya que simplemente se pulsa el botón y el agua sale a caudal y temperatura constante durante cierto tiempo. Obviamente, en este tipo de grifos no se puede regular ni la temperatura ni el caudal.

La mayor ventaja de estos grifos es que después de cierto tiempo se cierra completamente el grifo por lo que permite que se ahorre mucha agua. Igualmente pueden ser accionados con el codo por lo que son muy cómodos de usar.

Grifos automáticos:

Actualmente en los sitios públicos también hay grifos temporizadores con sensor que se activan al pasar las manos a cierta distancia de este sensor. Estos grifos son muy cómodos para sitios públicos, ya que no hay que son muy rápidos e higiénicos, al no hace falta usar las manos para activarlos.

También disponen de un sensor de movimiento en la parte frontal o superior que al ser solamente activados cuando las manos ya están debajo del mando hace que se ahorre casi un 50% más de agua que con los grifos convencionales. El funcionamiento de estos grifos es eléctrico, o bien conectados directamente a la corriente o bien por pilas. Si están directamente conectados a la corriente es muy difícil que estos dejen de funcionar. Sin embargo, si van a pilas parte del mantenimiento del grifo debe de ser cambiar y revisar las pilas.

Grifos accionados con el pie:

Los grifos accionados con el pie no suelen ser muy comunes en los hogares, pero si en un terreno más industrial donde se tienen las manos o tronco superior ocupados o inmovilizados. Estos grifos tienen un pedal para agua fría y a veces un segundo pedal para el agua caliente. Si el mecanismo es de dos pedales estos se accionan ambos con el mismo pie. Para regular el caudal del grifo se aprieta en mayor o menor medida el pie. Así, cuanto más se apriete el pedal mayor será el caudal que salga del grifo.

La instalación de estos grifos no es mas complicada que para otro tipo de grifería, pero obviamente tienen que estar realizada por un profesional experimentado. La única diferencia es que el punto de agua se encuentra en el suelo mientras que el caño suele estar en la posición habitual.

Bimando:

Lavabo Bimando vintage

Estos grifos son aquellos en los que se solo tienen un mecanismo de acción. Regular el caudal de agua. Para poder regular la temperatura, se necesitan el segundo mando. Normalmente uno de los grifos controla el caudal del agua fría y otro el del agua caliente. Estos grifos no suelen ser muy eficientes, ya conseguir la temperatura perfecta suele llevar bastante tiempo e incrementa el consumo de agua. Puede que a alguno nos venga a la mente la casa antigua de alguna abuela y lo incomodo que es regular la temperatura. Estos grifos tienen un mecanismo de acción más antiguo y por ello suelen tener una estética mas clásica incluso los modelos modernos.

Estos grifos bimando tienen varias modalidades. O bien pueden ser dos grifos separados donde las aguas se mezclen directamente en la bañera, lavabo o fregadero o bien tener un caño mezclador.

El mecanismo de los grifos con caño mezclador es algo diferente, ya que solamente sale un chorro de agua con el agua ya mezclada en las tuberías. Este tipo de grifería es muy común tanto en cocinas como baños y se acciona al mover dos pasos de agua para regular la temperatura.

 

Grifos termostáticos

Grifos termostáticos:

La opción más moderna hasta la fecha son los grifos termostáticos, que son parecidos a los bimando con una acción por cada lado del mango. Un lado del mango para regular la temperatura y otro para la intensidad o caudal.

Estos mandos son muy comunes en duchas y bañeras al tener un estilo muy minimalista y moderno y hasta a veces son capaces de marcar la temperatura en grados exactos, por lo que acertar con la temperatura del agua es sencillo.

Este tipo de grifería es la más moderna y además se está instaurando rápidamente en los hogares al tener muchas ventajas.

La mayor ventaja de los grifos termodinámicos es el confort, pudiendo regular con mucha precisión la temperatura y caudal deseado. Al poder controlar perfectamente el caudal y temperatura la eficiencia del grifo es máximo, ahorrando el máximo de agua. Finalmente, al poder regular la temperatura se pueden prevenir quemaduras ya que se puede estar totalmente seguro a la temperatura que va a salir el agua por el regulador de temperatura.

Tipos grifos según su caño:

Para terminar, vamos a mostrar los diferentes tipos de caños que podemos encontrar en el mercado. Cada tipo de caño va ajusta al uso que finalmente vamos a dar a este espacio, si es para lavar las manos, los pies, si es una bañera, o si tal vez se va a estar en una cocina industrial donde haga falta lavar grandes recipientes o hay una ventana o mueble encima del grifo.

El caño es ya el último retoque para que la salida de agua sea perfecta.

  • Caño Bajo: Los grifos de caño bajo son los grifos más comunes en cuartos de baño. El agua tiene una caída de unos 8-10 cm desde el grifo al lavabo. Al tener cierta altura la instalación de estos grifos es sobre una encimera y no es necesaria ninguna adaptación adicional.
  • Caño alto: Los grifos de caño alto son más largos que la media y están diseñados para instalarse sobre una repisa o encimera. Al tener un caño alto el agua sale desde mayor altura que en un grifo convencional. Este tipo de grifo se utiliza sobre todo en cocinas, al ser muy práctico para llenar grandes recipientes o lavar estos después de utilizarlos, ya sean ollas o barreños.

    Grifos tipo cuello cisne de cocina

    Tipos de grifos según su estética: 

  • Cuello de Cisne: este tipo de grifo es uno de los más comunes caños altos. Es muy frecuente verlo en cocinas y baños ya que queda muy elegante y da mucha flexibilidad a la hora de rellenar grandes recipientes.
  • Caño extraíble: Los grifos de caño extraíble a simple vista pueden parecer grifos de caño bajo, sin embargo, el mango suele estar escondido y al tirar se puede extraer gran parte del caño. Estos caños son muy prácticos para cocina, por motivos similares a los de los caños altos pudiendo ajustarse a espacios reducidos.

 

Hay veces en las que hay restricciones de espacio encima del lavabo por lo que se requiere grifería especial.

  • Caño horizontal: Los grifos con caño horizontal están a la misma altura del fregadero por lo que reducen las salpicaduras, pero también dan la opción de llenar recipientes de gran tamaño. Este tipo de caño es idóneo para cuando hay ventanas o muebles encima del fregadero que no se pueden modificar.
  • Caño abatible: Los caños abatibles son muy frecuentes en los fregaderos de cocina dobles en los que se puede girar este caño de uno al otro lado del fregadero. Este tipo de caño tiene dos ventajas principales: se puede colocar debajo de una ventana a la vez que rellenar objetos de gran tamaño al poder conseguir ángulo para rellenar los grandes recipientes.
  • Caño invertido: Los caños invertidos se llaman así ya que tienen la regulación de caudal y temperatura encima del caño. Suelen ser muy comunes en grifos monomando como el de la imagen que hemos añadido anteriormente. Estos son de nuevo ideales para colocar cuando carecemos de espacio o tenemos una venta o mueble justo encima del grifo.

Tipos de acabados de grifos:

Hay mucha variedad en modelos de grifos y estilos desde modelos más vintage hasta diseños más modernos y minimalistas. En lo que respecta a colores, estos no han variado mucho en los últimos años y suelen mantener colores metalizados plateados o dorados.

Sin embargo, hay más tipos de acabado para nuestra grifería como mates, cromados, acero inoxidable, bronce o cobre.

¿Qué grifo pongo entonces en mi baño o cocina?

Parecía que la grifería era algo muy estándar en la que se podía jugar poco con estilos, colores y tipos, pero como has podido comprobar es un tema mucho mas extenso de lo que pensamos.

Por ello para encontrar el grifo adecuado para tu estancia lo mas importante es tener en cuenta el estilo final que va a tener el espacio contestando por este orden a las siguientes preguntas:

  • ¿Qué instalación es la realmente quiero?
  • De entre todos los mecanismos de acción de griferías que he visto,  ¿cuál prefiero?
  • ¿Qué tipo de caño y estilo quiero?

Seguramente, después de haber leído este articulo te va a ser muy fácil contestar a estas preguntas y tener tu cocina y baño de revista.

14/06/2020